Real Zaragoza y Balonmano Aragón: buscando una victoria revitalizante

Real Zaragoza y Balonmano Aragón: buscando una victoria revitalizante

Fin de semana de urgencias para varios equipos aragoneses en la élite de sus respectivos deportes. El argumento de que la temporada solo ha hecho que comenzar empieza a consumirse, y el momento de encarrilar el camino de la victoria es imperativo tanto para el Real Zaragoza como para el Balonmano Aragón y el Balonmano Huesca. Mientras los blanquillos atisbaron la semana pasada un rayo de luz a su túnel, sus amigos del balón en la mano necesitan encontrar uno cuanto antes, presos de un inicio de temporada más que complicado.

Afianzando el sistema

Desde la ciudad deportiva de Cuarte de Huerva, la semana ha venido cargada de mensajes positivos. Sus emisores, los jugadores del Real Zaragoza. Estiman que en el partido frente al Lugo faltaron muchos argumentos para llevarse la victoria, pero también piensan que en tierras gallegas “se vio el alma del equipo”, como ha comentado Bono ante los micrófonos. En esta misma línea se expresaba un día antes Erik Morán, que está convencido de que el bloque aragonés hizo “un buen partido”. “Faltó estar acertado en las claras ocasiones que tuvimos”, diagnosticaba el vasco.

Ciertamente, el cambio de sistema de juego le aportó cosas nuevas al equipo. Mucho más dinámico, pudieron incluso haberse llevado el partido si las claras ocasiones a las que se refería Morán hubieran terminado en el fondo de la red. Ya no hay un Borja Bastón que las meta como el año pasado, pero todo es cuestión de tiempo. Consciente de que el 4-1-4-1 trajo réditos positivos, Ranko Popovic no tiene dudas: si el sistema funcionó, esta semana no se toca. De hecho, ha trabajado intensamente con sus jugadores durante la semana (puerta cerrada incluida) para pulir esta forma de jugar e intentar que sus pupilos sean más incisivos cuando de atacar la portería contraria se trata.

Respecto al movimiento de piezas, tanto en el campo como en la enfermería, un poco de todo para colmar los paladares más exigentes. En lo que respecta al once inicial, no se esperan movimientos de calado. Abraham o Isaac Carcelén se vestirán de corto desde el inicio para suplir a Mark Bertrán, mientras que en la punta de ataque se ha atisbado cierta duda en Popovic, que por un momento ha debido pensar en darle la oportunidad a Ortuño. No obstante, esta segunda opción parece mucho más remota.

Inicio difícil

No solo el Real Zaragoza atraviesa un momento delicado. También en el Balonmano Aragón viven con los nervios de conseguir su primer victoria. Viendo el calendario, ya eran muchos los que pronosticaron que el inicio sería duro. Los de Demetrio Lozano se han tenido que ver las caras con el FC Barcelona, Naturhouse La Rioja y Fraikin Granollers, curiosamente los tres conjuntos imbatidos hasta el momento. Tres derrotas contra tres ‘miuras’ de la ASOBAL han hecho revivir fantasmas de la pasada temporada.

El último verdugo de los aragoneses fueron los hombres de Granollers, que vieron peligrar la victoria durante mucho tiempo en el duelo último duelo anotado. Al final, se ganaron los dos puntos, pero el Balonmano Aragón demostró que está listo para dar la batalla. Dar la batalla no reporta puntos, pero sí que dota de moral a un equipo que se ha conjurado para vencer al Frigoríficos del Morrazo y capturar los dos primeros puntos.

El equipo gallego visita Zaragoza con el casillero de puntos recién estrenado. Lo hizo frente al Anaitasuna, que pocos días antes le había dado buena cuenta de su potencial al Balonmano Huesca. En lo que respecta al encuentro que nos ocupa, el pronóstico es claro: duelo muy igualado. Frigoríficos del Morrazo y Balonmano Aragón presentan dos plantillas de mimbres muy parecidos: misma base del año pasado o el limitado fondo de armario en los banquillos son rasgos que ambos comparten. Para Demetrio Lozano, ganar este partido es “vital”. El preparador ha señalado que se trata de un careo “de los que nuestra casa tiene que ser un fortín”  para  que los suyos consigan meterse “en la pomada igualando a otros equipos”.

Igual que sucedía el año pasado a estas mismas alturas, al Balonmano Aragón le urge estrenar el casillero de victorias y acumular puntos que no le hagan llegar a fechas navideñas a remolque. A diferencia de temporadas anteriores, cuando el estado de la cuenta corriente mandaba más, el equipo se ha reforzado para no sufrir y, pasado el triplete de partidos iniciales, el momento de levantar los brazos ha llegado.

Deja una respuesta