Dulce defensa blanquilla

Dulce defensa blanquilla

Si la amarga eliminación de la Copa del Rey no hubiera tenido lugar, ahora mismo estaríamos hablando de una racha victoriosa del Real Zaragoza desconocida desde hace tiempo. Con la victoria frente al Elche (2-0), el conjunto zaragocista lleva nada menos que seis partidos sin conocer la derrota. Tras un comienzo de liga más que dubitativo, en los que muchos fantasmas atravesaron La Romareda, el equipo se ha reconvertido por completo hasta convertirse en poco menos que un búnker defensivo casi inexpugnable. A saber cuánto durará, pero hay que disfrutarlo.

Como bien es conocido, todo cambió en Lugo. En aquel partido había que cambiar las cosas para evitar que la nave blanquilla comenzara a naufragar. Y vaya si cambió. Se cambió de sistema y de algunas piezas en el equipo titular. Con aquellos cambios el equipo se creció y, como se esperaba de un aspirante al ascenso directo, escaló posiciones en la clasificación para colocarse en la tercera posición actual. Ante la falta de abundante material de cara al gol, Popovic decidió que lo mejor era hacer crecer el bloque desde el aspecto defensivo.

A pesar de que sigue teniendo sus detractores, algo habrá tenido que ver el técnico serbio en la mutación de sus hombres. Ha pasado de estar cuestionado y tener alguna maleta preparada a instalar al Real Zaragoza a solo tres puesto del líder de segunda división. Ahora mismo, solo hay cuatro equipos en la división de plata que presumen de haber encajado menos de 10 goles: Osasuna, Ponferradina, Bilbao Athletic y nuestro protagonista. Tras mantener la portería a cero frente al Elche, el Real Zaragoza sigue siendo el menos goleado.

Afirmar que la defensa del equipo está de dulce no es atrevido. Empezando por el portal, Bono se acerca con rapidez al top 3 histórico de porteros imbatidos del Real Zaragoza, gracias a sus 511 minutos sin recibir un gol. Y eso que ha tenido que perderse algún partido para cumplir con la selección de Marruecos. Justo por delante de él, Vallejo y Cabrera en el centro y Rico e Isaac por las bandas se han erigido en una línea defensiva de garantías. Mención honorífica también en este aspecto a Erik Morán, que apareció en aquel partido de Lugo como un desconocido, y ahora ya se ha ganado el corazón del aficionado.

El gol

Hace unas jornadas, el Real Zaragoza ganaba, pero todo el mundo se detenía en el hecho de que se lograba con un juego no muy vistoso. Ahora, tras la victoria frente al Elche, nadie se ha detenido en este aspecto. Parece que se acepta como animal de compañía el hecho de que el equipo consiga los tres puntos y siga encaramado a los puestos de la cabeza.

En la situación actual, no se pasa por alto que la llegada de un delantero tanque en enero podría elevar, y mucho, las prestaciones del equipo. Por el momento, se siguen encomendando al buen momento que también pasa Ortuño, que ya ha marcado en cuatro ocasiones esta temporada. Con la baja de Jaime ya solicitada, y el hueco salarial que también deja Wilk, las altas instancias del Real Zaragoza buscan una nueva pieza ofensiva, que podría llegar de inmediato si el hallazgo es bueno, o esperar a enero con la esperanza de encontrar alguna ganga de esas que no se puede rechazar.

Deja una respuesta